Publicaciones


LibrosPublicaciones

"HA NEVADO EN LA MOLINA"

          Este libro hace ya bastante que se editó, en concreto en 1.963, y su autor es Manuel Maristany. En la actualidad se ha reeditado siendo muy recomendable su lectura, como igualmente la de su volumen en el que canta y admira las excelencias del Valle de Arán. Además de estos dos títulos de indiscutible interés montañero, y con gran acierto literario, Manuel Maristany ha destacado también por algunos libros dedicados a viajes y aventuras, como el célebre "Operación Impala".

          Pero centrándonos en "Ha nevado en la Molina", y hojeando su índice vemos como el autor combina el montañismo y el esquí. Primeramente hay una visión retrospectiva de como era el mundo del esquí en los años cuarenta en esta estación pirenaica. Luego el lector se deleitará con los distintos apodos con que el autor define a cada tipo de esquiador. En más de un párrafo, nos preguntamos; si nos importa el esquí, si no seremos nosotros a los que ésta describiendo, pues las formas y comportamientos son muy similares entre todos los esquiadores.

          Más adelante y como no podía ser menos nuestro autor comenta los pormenores del elemento blanco, sobre su escasez, su calidad (¿Nevaba más antes que en nuestros días?), llegando a la conclusión que los amigos de los schuss y las christianias en España siempre han vivido angustiados sobre la aparición y duración de la nieve. Y también se nos habla del sexo y el esquí, pues para muchos este deporte es una manera de relacionarse, por lo que se ha hecho famosa la palabra "aprés-sky", elaborando una simpática teoría, en la que afirma que a pesar del I.C. (Índice de curvicidad) de la esquiadora y de la presión del pantalón que la contiene, el interés del esquiador por la guapa esquiadora disminuye casi hasta desaparecer a medida que se alcanza los 2.500 mts., y el manto de níveo presenta una buena calidad.

          Las cumbres también cuentan a lo largo de las páginas de "Ha nevado en la Molina", algunos de los tresmiles más conocidos del Pirineo y son objeto de comentarios sobre sus respectivas ascensiones. Pero en especial son varios los capítulos dedicados a los más célebres cuatromiles de los Alpes, de como los conoce; un libro, una caja de bombones, los lápices de colores, etc,.. Luego poco a poco con maestría y estilo narra la satisfacción que se siente al pisar las alturas alpinas.


Por Manuel Gil Monreal

Volver al índice da la revista

Volver a la página principal del CMSP


Montaña Sur